Tipos de corrosión al que están expuestos los aceros inoxidables

Tipos de corrosión al que están expuestos los aceros inoxidables
Aceros InoxidableLeave a Comment on Tipos de corrosión al que están expuestos los aceros inoxidables

Tipos de corrosión al que están expuestos los aceros inoxidables

En Jn Aceros, nos especializamos en la importación y comercialización de aceros inoxidables dentro del mercado peruano. Contamos con una amplia experiencia que nos permite brindar las recomendaciones e indicaciones necesarias sobre el uso y propiedades de este metal.

Por ello, dentro del siguiente artículo, nos gustaría compartir algunos de los tipos de corrosión a los que el acero inoxidable está expuesto y que podrían deteriorarlo de forma irreversible.

¿Qué es la corrosión?

Primero definamos lo que es la corrosión. Se trata de un proceso natural de los metales, en donde sus propiedades físicas y químicas se deterioran por la exposición y contacto directo con el medio en donde se encuentran.

Algunos metales se deterioran mucho más rápido que otros, siendo un claro ejemplo el hierro, que se corroe con mucha facilidad. A su vez, el acero al carbono también es bastante propenso a sufrir corrosión en los diversos ambientes a los que está expuesto. Debido a estos problemas, es necesario que se apliquen ciertos mecanismos de protección en ciertas superficies de acero.

Nivel de resistencia del acero inoxidable

El acero inoxidable cuenta con innumerables características y propiedades que hacen que sea mucho más resistente que otros materiales metálicos. No obstante, se debe seleccionar el tipo y diseño de acero adecuados, sin dejar de lado el ambiente en donde estará expuesto el material.

Adicionalmente, es esencial llevar a cabo un buen mantenimiento. Si se realiza la limpieza adecuada y de forma constante, el metal tendrá una mayor y mejor vida útil.

Tipos de corrosión

A pesar de todas las excelentes características anticorrosivas del acero inoxidable, aún no está del todo exento de ser afectado por un proceso de corrosión. Básicamente, existen dos tipos de corrosión, dependiendo del ambiente, que pueden dañar el acero inoxidable como:

  • Corrosión seca: Este tipo de corrosión solo ocurre en ambientes en donde se presentan altas temperaturas.
  • Corrosión húmeda: Este es un proceso electroquímico que puede ser generalizado o localizado. Cuando hablamos de generalizado, se refiere a que el deterioro se presenta en la superficie y de forma constante. Por otro lado, cuando nos referimos a localizada, el deterioro se da solo en partes específicas de la superficie. 

Los diferentes tipos de degradación que puede experimentar un metal en estas condiciones son:

Corrosión uniforme

La corrosión uniforme se considera un ataque homogéneo en la superficie de un material y es el tipo más común de corrosión. También es el más benigno, ya que la corrosión y su impacto resultante se pueden evaluar con bastante facilidad. Este tipo de corrosión ocurre típicamente en las áreas relativamente grandes de la superficie de un material.

También te interesará: ¿Cómo proteger el acero inoxidable de la corrosión ambiental?

Corrosión focalizada

La corrosión localizada puede darse por diferentes factores como:

Corrosión por picadura

Tipos de corrosión al que están expuestos los aceros inoxidables

Se trata de uno de los tipos de corrosión más destructivos, ya que puede ser difíciles de predecir, detectar y caracterizar. Es una forma localizada de corrosión, en la que un punto anódico local, o más comúnmente un punto catódico, forma una pequeña celda de corrosión con la superficie normal circundante. 

Una vez que se ha iniciado una picadura, crece hasta convertirse en un “agujero” o “cavidad” que adquiere una variedad de formas diferentes. Las causas de esta corrosión suelen ser por una rotura local o daño a la capa protectora de óxido, o a la falta de uniformidad en la propia estructura metálica. 

Corrosión por grietas

La corrosión por grietas también es una forma localizada de corrosión y generalmente resulta de un microambiente en donde existe una diferencia en la concentración de iones entre dos áreas de un metal. 

Ocurre en áreas protegidas tales como aquellas debajo de arandelas, cabezas de pernos, juntas, etc., más que todo donde el oxígeno está restringido. Estas áreas más pequeñas permiten la entrada de un agente corrosivo, pero no dejan suficiente circulación en el interior, lo que agota el contenido de oxígeno y que ocurra el proceso natural de pasivación.

Corrosión intergranular

La corrosión intergranular puede ser causada por impurezas presentes en los límites del grano, o por el agotamiento o enriquecimiento de un elemento de aleación en dichas zonas. Esto afecta seriamente las propiedades mecánicas del metal mientras que la mayor parte del acero permanece intacta.

Un ejemplo de corrosión intergranular es la precipitación de carburo, una reacción química que puede ocurrir cuando un metal se somete a temperaturas muy altas. En los aceros inoxidables, durante estas reacciones, el carbono “consume” el cromo, formando carburos y provocando que el nivel de cromo que queda en la aleación caiga por debajo del 11% necesario para crear la capa de pasivación.

Los aceros inoxidables 304L y 316L son aleaciones mejoradas de los tipos 304 y 316, ya que contienen niveles más bajos de carbono y proporcionan la mejor resistencia a la corrosión por precipitación de carburo.

Agrietamiento por corrosión bajo tensión

El agrietamiento por corrosión bajo tensión es el resultado de la combinación de tensión de tracción y un entorno corrosivo, a menudo a temperaturas elevadas. Esta corrosión puede resultar de una tensión externa, como cargas de tracción reales sobre el metal o expansión/contracción debido a cambios rápidos de temperatura. 

Adicionalmente, puede ser causada por la tensión residual impartida durante el proceso de fabricación, como la formación en frío, la soldadura, el mecanizado, el rectificado, etc. En la corrosión por tensión, la mayor parte de la superficie suele permanecer intacta; sin embargo, aparecen finas grietas en la microestructura, lo que podría dificultar la detección de la corrosión. 

Corrosión galvánica

Tipos de corrosión al que están expuestos los aceros inoxidables

La corrosión galvánica es la degradación de un metal cerca de una junta o empalme que ocurre cuando dos metales electroquímicamente diferentes están en contacto eléctrico en un ambiente electrolítico; por ejemplo, cuando el cobre está en contacto con el acero en un ambiente de agua salada.

Sin embargo, incluso cuando ocurren estas tres condiciones, hay muchos otros factores que afectan el potencial y la cantidad de corrosión, como la temperatura y el acabado superficial de los metales. Los proyectos de ingeniería que emplean muchos tipos de metales en una construcción son susceptibles a la corrosión galvánica si no se tiene cuidado durante la fase de diseño. 

En ambientes acuosos, los metales pueden estar expuestos no solo a una corrosión uniforme, sino también a varios tipos localizados. En áreas donde la corrosión es una preocupación, los productos de acero inoxidable ofrecen valor y protección contra estas amenazas. 

Con JN Aceros, encontrarás una serie de productos de acero inoxidable de distintos grados. Si tienes alguna consulta sobre nuestras planchas, tubos, accesorios, barras, ángulos, no dudes en comunicarte con nosotros.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Back To Top